Hay varios métodos para liberar un teléfono móvil: por código IMEI, por cable o box, o bien con una tarjeta SIM liberadora, un método muy sencillo que os explicaremos a fondo a continuación.

Una tarjeta liberadora no es más que una tarjeta del tamaño de una SIM con un grosor muy pequeño (aproximadamente de 0,1mm) que se introduce en el teléfono móvil solapada con la tarjeta SIM del operador que queramos utilizar. Al introducir las dos tarjetas a la vez, la tarjeta liberadora "engaña" al teléfono móvil haciendole creer que la SIM es del operador original y permitiendonos hacer llamadas y usarla sin limitaciones.

Las ventajas de usar una tarjeta liberadora son obvias, ya que el teléfono móvil no pierde la garantía ni hay riesgos de romperlo al liberarlo. Eso sí, el móvil no se libera y siempre que queramos usarlo con otro operador tendremos que introducir la tarjeta liberadora.

Actualmente hay muchas tarjetas liberadoras en el mercado, normalmente universales que suelen liberar la mayoría de los móviles del mercado aunque con algunas excepciones. Entre las tarjetas SIMs liberadoras podríamos destacar las X-SIM, i-SMARTPHONE Universal, MT-SIM, 3GPP X-SIM, SimLibre....

Estas tarjetas SIM liberadoras suelen tener un precio de 12 a 18 euros aproximadamente y las podemos comprar en Internet o en tiendas especializadas de informática o telefonía móvil. Eso sí, antes de comprarlas tenemos que asegurarnos que la tarjeta liberará nuestro móvil, ya que no son compatibles con todos.